DEFINIENDO conceptos

Creatividad y pensamiento innovador

La creatividad y pensamiento innovador están muy estrechamente relacionados tanto en la vida general como en el entorno empresarial. Al igual que la creatividad, la innovación nos mantiene motivados y nos ayuda a ver el mismo problema desde diferentes ángulos. La definición de pensamiento innovador es la capacidad de proponer nuevas ideas y diferentes soluciones ante posibles problemas.

Se trata de ser flexible y creativo ante la incertidumbre y resolver los contratiempos. Es incrementar el compromiso de los empleados porque ven el trabajo como un desafío y se sienten motivados mientras trabajan. Con este tipo de pensamiento, es posible reducir los costos y aumentar los ingresos. Si se está dispuesto a hacer las cosas de una manera diferente, se descubre que algunos métodos sí funcionan para mejorar la rentabilidad de las empresas.

La creatividad y el pensamiento innovador mejoran la sinergia del equipo. Si todo un equipo contribuye con sus opiniones, se creará un ambiente de confianza y los colegas serán parte de la resolución del problema, por lo que todos avanzarán en la misma dirección. Se trata de mejorar la cultura corporativa. Agregar el pensamiento innovador a una empresa ayudará a la organización interna de esta y aumentará la creatividad y las capacidades de colaboración entre los compañeros. Esto es bueno para la imagen de marca. Posicionarse como una empresa innovadora en un sector permite convertirse en un referente y, además, hace posible colaborar con otras empresas importantes.

Algunas claves básicas para adoptar un pensamiento innovador pueden ser las siguientes.

1. Tareas automatizadas

Puede parecer que esto es contradictorio, pero no lo es. Al automatizar las tareas repetitivas y las que toman demasiado tiempo, es posible enfocarse en tareas y metas que realmente pueden aportar puntos de vista diferentes. ¡La mejor manera de sacar una buena idea es tener muchas ideas!

2. Deja tu escritorio

Aunque suene extraño, cuando se sale del despacho y del escritorio, aparecen las mejores ideas . Cuando estamos más relajados, tenemos nuestros mejores pensamientos. Pero es importante considerar que siempre hay que tener algo para escribir a mano ¡o la propia grabadora del móvil!

3. Mejorar la comunicación

Este es el primer paso para convertir una empresa en innovadora. Hay que compartir todas las ideas con los compañeros y fomentar la comunicación entre los departamentos y equipos de trabajo. Si todos en un proyecto se conectan entre sí, las nuevas propuestas fluirán mucho mejor.

4. Llevarse bien con diferentes personas

También debemos aplicar esto en nuestras vidas. Crea equipos con diferentes perfiles personales. Cada equipo puede hacer distintas contribuciones. Si solo trabajamos con personas que piensan como nosotros, es difícil que fluyan nuevas ideas. Por otro lado, si buscamos información personal de diferentes industrias, edades y culturas… ¡surgirán fácilmente propuestas innovadoras!

Contáctanos. Con tan solo unas pautas sencillas, te ayudaremos a aplicar la creatividad y el pensamiento innovador en tu día día y tu trabajo.