Water Seer: un caso inspirador

Water Seer: un caso inspirador

Water Seer es un buen ejemplo. Nos recuerda que algunas personas, a pesar del panorama actual, se niegan a caer en el fatalismo y buscan soluciones concretas que mejoren el mundo. Te cuento…

El contexto

Nueve mil personas mueren diariamente debido a la falta de agua potable. UNICEF estima que unos dos mil niños menores de cinco años fallecen cada día en el mundo por culpa de enfermedades diarreicas. Mil ochocientas de estas muertes están directamente relacionadas con el agua, el saneamiento ambiental y la higiene. A nivel mundial, las personas que sobreviven en regiones con escasez de agua sobrepasan el millón. Por lo tanto, el reto es de gran importancia.

El proyecto

El Water Seer es una innovación ecológica, sostenible, humanista y universal que ofrece una solución real a este problema. Desarrollado conjuntamente por la empresa estadounidense VICI-Labs y sus socios, la Universidad de Berkeley y la Asociación Nacional de los Cuerpos de Paz, el proyecto consiste en “extraer” el valioso líquido directamente desde la atmósfera… El producto funciona de la manera siguiente: se compone de un depósito metálico enterrado dos metros bajo tierra y de una turbina eólica. Con el viento, la turbina se pone en marcha y activa una palas internas que encaminan el aire en la cámara subterránea. La tierra que rodea la cámara subterránea enfría el aire que entonces se transforma en agua por efecto de la condensación. A partir de allí, cualquier persona puede extraer agua limpia y potable del depósito cuando quiera, usando una sencilla bomba aspirante. Y hay más: como los bordes del tanque subterráneo son siempre más frescos que el aire, el Water Seer puede producir agua día y noche, incluso cuando no hay viento.

Beneficios

Parece que esta solución sólo tiene ventajas:
  • El Water Seer puede almacenar hasta 37 litros de agua y funciona sin parar.
  • El agua que proviene de la condensación del aire es pura, destilada y sin impurezas. Es más segura que el agua de lluvia o del grifo, ya que no contiene ni aditivos, ni sustancia química de ningún tipo.
  • Su instalación es muy sencilla, para que las poblaciones más humildes lo puedan hacer sin ayuda exterior. Consiste básicamente en cavar el agujero en el que se ubicará el depósito.
  • El Water Seer no requiere energía más allá de la del viento. No contamina en absoluto.
  • Lo único que necesita a nivel de mantenimiento es que se limpien los filtros de vez en cuando.
  • Es barato. La unidad cuesta 134$ (128 € aprox.) y por cada dispositivo comprado en Estados Unidos, otro se manda a los países que más lo necesitan.
Hasta entonces, todas las pruebas realizadas con el prototipo han sido un éxito y la versión final del producto se validó el pasado mes de agosto.

Conclusión

Este tipo de ejemplos de innovación me encanta. Me parece muy estimulante constatar que la creatividad humana se pueda explotar y ejecutar de manera tan exquisita. Espero que a ti también te haya inspirado y te dejo un vídeo explicativo que te animo a compartir y comentar. ¡Felices fiestas! ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...