Topping de innovación creativa

Topping de innovación creativa

Últimamente estamos teniendo la suerte de poder ayudar a algunas grandes empresas que quieren adquirir la capacidad de integrar la innovación creativa en sus procesos habituales, algo que llamamos «insourcing» de innovación.

Para nosotros lo importante no es que las empresas nos contraten un proyecto de innovación, sino que quieran que les ayudemos a que lo puedan hacer ellas mismas sin nuestra ayuda.

Tengo que decir que hace un año soñábamos con vivir de esto, y realmente hoy ya lo estamos haciendo. Esto significa que hay empresas que se han dado cuenta de la importancia de innovar desde dentro y de conseguir tener un equipo inusual. Pero también significa que cada día que pasa nos sentimos más responsables de la relevancia que adquiere nuestro trabajo.

Algún día, cuando tengamos el permiso de poderlo explicar públicamente, os contaremos cómo lo estamos haciendo y cuáles son los resultados. Mientras llega ese día, lo que sí que podemos hacer es explicaros alguno de los aprendizajes más recurrentes de esta etapa. Porque para eso no hace falta decir nombres 😉

Todas las empresas con las que trabajamos desde que empezamos con el proyecto INUSUAL, persiguen el mismo objetivo. Quieren usar la creatividad de su gente para conseguir ser más innovadoras.

Al principio todas están muy interesadas, tras unos meses empiezan a darse cuenta del esfuerzo que supone y algunas de ellas desisten.

Otras, sí que saben lo que tienen que hacer, pero no saben cuándo. Se pasan el día haciendo otras cosas más urgentes porque ¡Tienen que hacer su trabajo diario! Entonces es cuando algunas de ellas practican lo que nosotros llamamos el “topping.”

¿Qué es el topping?

Es aquello que se pone encima de algo para darle una cobertura distinta. Por ejemplo a un helado de vainilla, puedes ponerle un ‘topping’ de chocolate negro, y aún está más rico 😉 Aquí tienes algunos ejemplos de toppings.

toppings

En el trabajo diario de empresas que están empezando a innovar desde dentro, la innovación creativa se convierte en el ’topping’, o sea, en aquello que la gente pone encima de su trabajo, porque si no, no puede hacerlo.

Como ya podrás imaginarte, esto funciona durante un tiempo pero no es sostenible, ya que si la empresa no es capaz de liberar tiempo del equipo para que pueda dedicarlo a innovar, tarde o temprano la gente volverá a su rutina diaria y a desconectar de nuevo su lado creativo.

O lo que es peor para la empresa, a abandonar la compañía al darse cuenta de que no puede crecer dentro de élla.

¿Qué alternativas hay al topping?

La regla 70/20/10 es una buena manera que han adoptado algunas compañías, como Google por ejemplo. Fíjate en esta gráfica. Consiste en dedicar el 70% del tiempo a al negocio ‘core’ de la empresa, o  a todo lo que tiene que ver con el ‘ahora’, el 20% a expandirlo, o a todo lo que tiene que ver con el negocio próximo, y finalmente el 10% a ‘innovar y pensar fuera de la caja’ acerca de todo lo que tiene que ver con el horizonte.

Captura de pantalla 2015-04-02 a las 21.59.22

Seguramente pensarás que tu empresa no es Google y tienes toda la razón, pero eso no significa que no puedas llevar a cabo alguna iniciativa para lograr que tu equipo pueda dedicar parte del tiempo de su jornada a pensar cómo pueden hacerse mejor las cosas.

La alternativa en el mejor de los casos es el topping, ya sabes. O aún peor, si tu empresa no hace topping de innovación, puede que simplemente no innove, con lo que os puede salir aún mucho más caro. ¿Estáis dispuestos a pagar ese precio?

]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*