¿Retos superados?

¿Retos superados?

mi primer día, pero con una diferencia: no soy la misma. Me siento diferente, con más confianza y seguridad en mis decisiones, como si hubiera evolucionado. De eso estoy segura. Miro a mis compañeros, tan concentrados en sus tareas mientras suena de fondo Amie de Damien Rice. Cuanto los voy a echar de menos.

Llegué con muchas ganas e ilusión, sin saber muy bien lo que me iba a encontrar pero dispuesta a todo. A día de hoy me siento parte de esta gran familia y aunque mis prácticas hayan llegado a su fin, esto no es un adiós sino un hasta pronto.
Por mi parte continuaré publicando los post semanales, como inusual independiente, ya que es una forma de estar al día de las últimas novedades. Además, no hay que perder las buenas costumbres 😉
No hay mejor manera de aprender que disfrutando en todo momento de lo que haces!
Y más si desde el minuto uno, te tratan como a una más del equipo. El simple hecho de llegar a una empresa nueva, donde te encargan un proyecto sobre un tema del que no sabes nada y aun así conseguir desarrollarlo con éxito (o eso creo) es realmente gratificante.

Lecciones aprendidas

Durante esta experiencia también se me han presentado desafíos con los que nunca antes me había encontrado y que me han motivado a superarme cada día. Me obligaron a salir de mi zona de confort para ser cada vez mejor.
  • No hay ordenes, ni jefes, ni prohibiciones. Ahora esto me parece genial y no volvería nunca al modelo anterior, pero cuando llegué me paralizó un poco. Estaba acostumbrada a que siempre me dieran ordenes (aunque siempre he sido un poco mal aprendida) desde el colegio hasta la universidad, así como en casa o en antiguos trabajos. ¿Cómo iba a saber hacerlo bien sin una estructura que seguir? Pues probando, equivocándome y progresando.
  • No hay horarios estrictos. ¿A quién no le han mirado mal si llegaba cinco minutos tarde al trabajo? ¿Y eso de irse antes para ir al médico? Impensable. En INUSUAL no importa a la hora que entres o salgas, lo que importa es que cumplas los deadlines establecidos. Al principio puede parecer un arma de doble filo, ya que corres el riesgo de dormirte en los laureles, pero al mismo tiempo esa libertad te enseña a organizarte de manera más autónoma y a aprovechar mejor el tiempo.
  • No eres solo tú. Vas a trabajar en equipo así que prepárate para hacer de la comunicación la base de todo. Todos los proyectos que llegan se debaten y se desarrollan en conjunto, nadie se queda fuera porque todos los puntos de vista importan. Gracias a eso he aprendido a transmitir mis ideas de manera clara y sin miedo.

Próximos pasos

Mi estancia aquí me ha abierto la mente al mostrarme un mundo y un tipo de empresa que no conocía. Ahora sé dónde quiero trabajar: en un lugar donde apuesten por las personas y las valoren. He aprendido a quererme como profesional y no aceptaré menos de lo que valgo. Siempre intento dar el máximo en lo que hago y me gustaría estar en una organización que lo tuviera en cuenta. Sé que el camino será difícil pero no soy de las que se rinden a la primera de cambio.
Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida — Woody Allen
Soy consciente de que solo he experimentado la punta del iceberg y que me queda mucho por aprender. Mi interés en la comunicación corporativa no ha dejado de crecer, así que espero tener la oportunidad de continuar formándome y creciendo en este ámbito. ¡Seguimos!]]>

2 Comments


Pere Rosales
30/01/2016 at 12:47
Reply

Ha sido un placer y un honor tenerte entre nosotros Ainara, gracias por tu trabajo, entusiasmo y talento. Como tú bien dices, no es un adiós, sino un hasta pronto porque no dejaremos de vernos 😉 Un abrazo y seguimos!!


Dani Pàmies
01/02/2016 at 15:01
Reply

Superados… y con éxito! Felicidades Ainara, has dejado el listón muy alto 😉 Has demostrado durante este tiempo muchas ganas de colaborar y dejar tu grano huella en este proyecto. Creo que lo has hecho. Seguimos!!!!


Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*