¿Por dónde empiezo con mi plan de comunicación?

¿Por dónde empiezo con mi plan de comunicación?

campañas de comunicación que, a priori, creemos que van a reportar un gran beneficio para nuestra empresa u organización pero en las que la estrategia brilla por su ausencia. Más bien están formadas por un grupo de actos comunicativos que se suceden unos a otros. Destinamos parte de nuestro presupuesto al marketing y la comunicación porque es algo que sabemos que es necesario y que casi seguro dará resultados. Además, por definición, se espera un ROI suficientemente atractivo como para ir mejorando año tras año estas campañas. Es el camino para llegar a nuestros clientes, a que nos conozcan y nos compren, ¿no? El primer problema viene cuando dentro de la misma empresa ‘da la sensación’ que estas campañas no están dando el resultado que deberían dar. Se deja de confiar. Mi pregunta, en ese momento, es

¿Qué dicen los resultados de la campaña de comunicación? ¡Hagamos que hablen!

Sin definición no hay resolución

Antes de empezar con la campaña de comunicación o marketing tendremos que crear la estrategia que la va a dirigir. A estas alturas de la partida ya vamos a nombrarla como Social Media Plan, porque necesariamente va a ser de naturaleza digital. Mediante la definición de la misma podremos conocer los resultados que hemos obtenido. Este es el punto más importante de cualquier campaña, pues si no podemos conocer cómo ha funcionado prácticamente podemos considerar que no ha servido de nada. Tenemos que pensar que aunque los resultados no sean los esperados, éstos nos ayudarán a mejorar en los Social Media Plan que hagamos en el futuro y a evitar cometer los mismos errores.

Los 5 pasos que forman la estrategia de comunicación

  1. Lo primero que debemos hacer es conocer el estado de nuestra marca en el mercado del momento. De esa forma sabremos qué tipo de acción es la adecuada para la campaña que vamos a emprender. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo lanzar una marca que acaba de nacer, que hacer una campaña para una empresa que lleva 30 años en el mercado. Un estudio de benchmark será una herramienta muy útil en este punto para conocer nuestra competencia y la fuerza que ésta ejerce sobre nosotros.
  2. A continuación (o de forma paralela) vamos a plasmar todas nuestras audiencias. Aunque ya hayamos hablado mucho de ellas durante otros procesos, en este momento vuelve a ser necesario tener claro a quien vamos a dirigir la campaña. En primer lugar tengamos claro todas las audiencias: las potenciales, las reales, etc. Incluso si tenemos más de una: público infantil y público adulto, debemos plasmar a quién nos dirigimos en este caso. Querer abarcarlo todo sin ser conscientes de ello es un camino seguro al fracaso.
  3. Determinar las acciones a realizar. Llega el momento en que vamos a decidir qué acciones van a constar dentro del Social Media Plan que estamos creando. En este sentido las más habituales suelen ser entradas en blogs, presencia en redes sociales, redacción de newsletters, asistencia o creación de eventos especiales o incluso inclusión de anuncios en distintos medios publicitarios. Me gustaría resaltar que estas son las acciones más habituales, pero que debemos ser conscientes que también en este punto la innovación creativa jugará siempre a favor nuestro, ayudándonos a obtener unos mejores y más satisfactorios resultados.
  4. Es momento de unir acciones con objetivos. Así que crearemos un objetivo para cada una de las acciones que hayamos decidido incluir dentro de la estrategia de comunicación. La nivel crítico de este punto está en el momento que definamos estos objetivos, pues deben responder a un mínimo de dos características para que cumplan su función: ser cuantificables y medibles en el tiempo.
  5. Finalmente crearemos una nueva unión. Los objetivos con los KPi que mejor respondan a nuestras necesidades. ¿Qué lograremos así? ¡Que nuestra campaña de comunicación hable! Podremos conocer los resultados que están surgiendo y que podamos mejorar en aquello que no funciona, o seguir haciendo aquello que funciona muy bien. Por cierto, a menudo es bueno fijar unos resultados que se deben alcanzar antes de empezar la campaña. Eso produce un efecto motivador en el equipo de trabajo 🙂
Estos son, de forma muy resumida, los pasos básicos que cualquier Social Media Plan debería contemplar. Aunque es importante también tener en cuenta que es un proceso que normalmente se lleva a cabo a medio o largo plazo, pero los resultados (KPi) se pueden ir extrayendo y analizando en períodos más cortos. También es importante que el Social Media Plan sea conocido en toda la organización, pero liderado por un mismo departamento/grupo de trabajo o incluso por una misma persona durante todo su período de vida. Nadie mejor que su creador lo conoce y lo va a mantener. Porque hay que trabajar activamente en él para que los resultados fijados sean alcanzados. Recuerda que un trabajo realizado de forma consensuada, planeada y siempre poniendo como bandera la innovación creativa tiene muy buen pronóstico 😉  ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...