¡No eres tú, soy yo!

¡No eres tú, soy yo!

Confortosis”. Según la definición esto viene a ser una “enfermedad degenerativa” muy común en grandes organizaciones que han ocupado o todavía ocupan posiciones de liderazgo en el mercado. Puede afectar a todos los niveles de la organización”, o lo que vulgarmente viene a ser lo de dormirse en los laureles. Y por alguna extraña razón estos días no he parado de recibir inputs relacionados con este tema (quizás serendipia, no sé), pero el que ha llamado más mi atención fue la noticia que la mayor empresa de taxis de San Francisco ha ido a la bancarrota por culpa de Uber. El caso es que seguramente la Yellow Cab Co-Op ha estado más preocupada en defender su territorio ante el acoso de Uber que en pensar como girar la situación. El negocio de los taxis es el que es, conductor lleva a pasajeros a destinación, entonces ¿qué es lo que ha pasado con Uber? Pues simplemente ha democratizado la propuesta desde el punto de vista del consumidor ofreciendo un servicio de mayor flexibilidad con una capa más humana y entendiendo que es un servicio no un privilegio (si te interesa este tema, también puedes leer el post Mathilde sobre el peligro de resistirse al cambio). Si quieres que tu servicio sea útil seguramente has de entender lo que es y lo que hace tu usuario, tu propuesta en este caso es apostar por un buen trabajo de Customer Journey. Si seguimos con el tema de los taxis hay un gran ejemplo de servicios en Londres, el Pink Ladies, unos vistosos coches de color rosa que sólo aceptan a mujeres como pasajeros ¿Qué les hace diferentes? Que el conductor se asegura de recoger a la pasajera y acompañarla hasta que entra en la puerta de su casa (sí sí la de su casa) evitándole el miedo de tener que entrar sola en la portería. Ese es un servicio extraordinario porque han entendido cuál es el problema al que se enfrenta una chica joven que decide salir un viernes por la noche con sus amigas a tomar una copa. Algo tan fácil como esto, tan simple de implementar y sin necesidad de complejos procesos ¿no lo han podido ver las grandes empresas? En este caso llegaron tarde y que pintasen los coches de rosa tampoco ayudó. La moraleja de esta película y la frase que da título al post es que el negocio tal como lo conocemos se ha acabado, has de buscar un algo más, un añadido o como lo quieras llamar (problem solving?), porque sino, vas a tener que ir pensando que es lo siguiente que vas a tener que hacer para ganarte la vida. Temazo sobre taxis y chicas y como siempre ¡la mejor de todas las semanas para ti! ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*