Ni se os ocurra innovar cuando…

Ni se os ocurra innovar cuando…

La innovación, sobre todo si pretendemos que sea innovación creativa, no es algo que podamos hacer de la noche a la mañana, como si se tratase de una medida de ajuste. Requiere voluntad, pero también tiene su momento. Ya hemos hablado de lo complicado que es mover a un elefante, además de difícil, puede ser peligroso si no encontramos la ocasión idónea para hacerlo. Desde mi punto de vista, hay algunos momentos en particular en los que no es nada aconsejable iniciar un proceso de cambio o de innovación. Veamos algunos de ellos, ni se os ocurra innovar cuando:

  • Ya vivís gracias a la última innovación y eso pasó hace menos de un año.
  • Vuestros clientes sean más conservadores que vosotros mismos.
  • Vuestro mercado no tiene pinta de cambiar en los próximos cinco años (difícil, pero no imposible).
  • Lo que habéis hecho siempre, sigue funcionando y no veis ningún riesgo de esto cambie.
  • Las extensiones de productos o de marca siguen produciendo beneficios.
  • No existe ningún sentido de urgencia para innovar, suena hasta raro en la empresa.
  • Hablar de largo plazo no significa ir más allá de un trimestre.
  • Cuando todo el mundo dice «tenemos que innovar» pero nadie se hace responsable.
  • No disponéis de una partida presupuestaria, ni apoyo para hacer algo en lo que podéis (y deberéis) fallar.
  • Estáis sufriendo una crisis de corto plazo. Si es de largo plazo ¡ya os podéis poner las pilas!
  • La empresa está saturada intentando cubrir toda la demanda del mercado (felicidades).
  • Nadie tiene la menor idea de por qué tenéis que innovar.
  • No tenéis ninguna necesidad de negocio detrás, sólo queréis innovar porque suena bien.
  • No podéis crear un buen equipo dispuesto e ilusionado por conseguirlo.
  • No tenéis el apoyo de los que de verdad mandan en la empresa.
  • La gente no está todavía preparada para romper sus hábitos.
  • La gente es perezosa y se contenta con copiar a la competencia.
  • La organización no tiene ni idea de cuál es la visión de lo que pretende conseguir en el futuro.
  • Todo el mundo le tiene terror a equivocarse.
  • Todo el mundo ataca las nuevas ideas por el mero hecho de ser distintas a «cómo se hacen las cosas aquí».
  • Sabemos que las personas clave que tienen que dar su apoyo al proyecto, no están de nuestra parte.
Como ves, una buena parte de las razones en las que desaconsejamos la innovación, tienen que ver con aspectos culturales. Y es que para innovar no sólo se necesita una buena idea, se requiere que ésta venga en el momento oportuno y con las personas adecuadas. La idea, además de crearla, habrá que validarla, diseñarla, desarrollarla, prototiparla, testarla, validarla, producirla, lanzarla, venderla, facturarla, servirla y matenerla en el mercado. ¡Casi nada! ¿Cómo está tu organización? ¿Estáis preparados para innovar? Tenéis alguna otra razón poderosa para no hacerlo? Compártela con nosotros y ampliaremos la lista.]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...

Gestionar el consentimiento de las cookies

Para ofrecerte la mejor experiencia de uso, utilizamos tecnologías como las cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento a estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o las identificaciones únicas en este sitio. No consentir o retirar el consentimiento, puede afectar negativamente a ciertas características y funciones.

Funcional

Siempre activo
El almacenamiento o acceso técnico es estrictamente necesario para el propósito legítimo de permitir el uso de un servicio específico explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

Estadísticas

El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos. El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Sin una requerimiento, el cumplimiento voluntario por parte de su proveedor de servicios de Internet, o los registros adicionales de un tercero, la información almacenada o recuperada sólo para este propósito no se puede utilizar para identificarlo.

Marketing

El almacenamiento o acceso técnico es necesario para crear perfiles de usuario para enviar publicidad, o para rastrear al usuario en un sitio web o en varios sitios web con fines de marketing similares.