Mejor con menos

Mejor con menos

“Antes vendíamos productos, después pasamos a comprar servicios y ahora tenemos que diseñar experiencias”. La frase me parece redonda porque no sólo engloba los hábitos de consumo sino que también pueda dar a entender de forma sutil la evolución del pensamiento y las inquietudes humanas en su evolución hacia la mejora continua como sociedad. Lo mejor será ir repasando las décadas una por una, así que empezamos:

Los años 80: el inicio del hiperconsumismo

La generación del Baby-Boom se han hecho mayores, ya no son esos hippies que apostaban por cambiar el mundo a través de la paz y del amor, se han convertido en los yuppies de “American Psycho” y después de pasar sus primeros años en entornos de austeridad, y en algunos casos de precariedad, están dispuestos a todo para conseguir sus sueños. Y en los 80 los sueños eran productos físicos, ya no bastaban la nevera y el coche, en este momento se empezaban a añadir a los productos de consumo como ordenadores personales o videos, poseer era sinónimo de estatus de posición. Los ciclos de vida de producto eran muy cortos y cada vez se iba a un mercado más y más saturado. En este punto nadie se planteaba las consecuencias de haber entrado en economías de escala tan competitivas, sólo interesaba satisfacer las necesidades del cliente, se desconocía el impacto medioambiental y sus consecuencias en el ecosistema de nuestro planeta y la sociedad como conjunto no tenía una visión definida y clara sobre lo que implicaba el consumismo.

Los 90: Toma de conciencia

Los 90 fueron la antítesis de lo que fue la década anterior, si en los 80 parecía que el status quo se estabilizaba, esta década se caracterizó por el inicio de la incertidumbre a todos los niveles: caída del muro de Berlín, disgregación de la antigua URSS, la célula familiar empieza a ser cuestionada, la esperanza de vida aumenta, el desempleo crece… El progreso es vivido como una fuente de división, empiezan a aparecer los primeros estudios que hablan del cambio climático y del calentamiento global relacionándolo directamente con el elevado grado de consumo y la actividad fabril para dotar al mercado de nuevos productos para seguir manteniendo el círculo de la economía actual. La tendencia social es el cambio hacia un nuevo paradigma con una conciencia global de ralentización, se busca un estilo de vida menos agitado buscando equilibrar el tiempo dedicado al trabajo, a la familia y al ocio. Ya no se busca poseer sino se busca disponer de servicios, las empresas necesitan pensar en facilitar la vida más que en productos y es el momento en el que empiezan a nacer servicios como el Renting, la comida a domicilio o la generalización de servicios domésticos.

El siglo XXI: bienvenido a la era de la eficiencia

El contexto actual sigue los parámetros que se empezaron a dibujar en la década pasada, la incertidumbre se ha instalado como una forma de vida, la tecnología se ha convertido en el eje en que articula nuestra vida y nuestra forma de comunicarnos, aparecen nuevas estructuras socio-demográficas (seniors, singles, millenials,…) y existe una conciencia global muy definida sobre el impacto de la sociedad y su actividad económica en el planeta (economía circular, te recomiendo leer “From cradle to cradle”). Poseer ya no es una opción, incluso en círculos se puede ver de forma negativa, la economía colaborativa se esta implantando cada vez más y aparecen nuevas formas de hacer las cosas (DIY, Vintage,…) se alargan los ciclos de vida de productos y aparecen otra vez formas de transacción diferente como el truque o la compra venta de segunda mano y se busca adquirir productos que sólo sean relevantes. Ahora ya no es importante lo que vendes (hemos pasado del “Bastante bueno” al “Sin defectos” en los controles de calidad”) sino que importa como lo vendes, has de pensar en términos de experiencia de usuario para seducir: contar una historia, diseñar un producto que se adapte a las necesidades concretas de un colectivo, que sea eficiente, y sobretodo que cumpla mis expectativas. Como ves una frase puede dar mucho juego, mi lección de historia se que ha sido un poco complicada así que te para rebajar nada mejor que una lección de la historia del RAP con estos dos fueras de serie Feliz semana para todos!!!]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...