Los retos organizacionales que todo líder de empresa tiene que asumir

Los retos organizacionales que todo líder de empresa tiene que asumir

Dirigir una empresa es toda una ciencia que implica tener capacidad de análisis y liderazgo. Pero ¿cuál es la clave que permite alcanzar el éxito en esa tarea fundamental? Sin duda, es necesario adoptar un perfil dinámico para afrontar los desafíos que aparezcan en cualquier momento. Para conocerlos mejor, en este artículo daremos a conocer qué es un reto organizacional y cuáles son los más comunes. Además, propondremos distintas visiones para superarlos con total acierto.

El desafío en las organizaciones, una cuestión vital

Cuando hayas conseguido ser un líder, ya habrás plasmado tu visión estructural en la empresa y habrás conseguido impregnarla en los empleados. Si lo has hecho bien, el negocio estará funcionando de manera fluida. Pero ¿será así para siempre? Ser un buen líder implica tener en cuenta que tus planes pueden tambalearse en cualquier momento. O peor aún, derrumbarse.

¿Qué vas a hacer si, de repente, todo lo que has pensado para liderar tu negocio está en peligro? ¿Cómo vas a actuar para afrontar una circunstancia adversa? La experiencia ha demostrado que lo mejor es seguir lo que denominaremos las 3 E del liderazgo dinámico, que son las siguientes:

  • Examinar los desafíos que pueden aparecer a corto, medio y largo plazo en cualquier ámbito;
  • Evaluar su alcance y proponer maneras de superarlos sin perjudicar el avance de la compañía;
  • Estudiar las consecuencias en el negocio y utilizar el feedback para mejorar futuras respuestas.

Solo examinando, evaluando y estudiando el panorama que tenemos por delante conseguiremos superar los retos. ¿Por qué es tan importante esto? Cualquier situación negativa puede causar daños en un proyecto, es cierto. Pero la diferencia entre superarlos bien y simplemente sobrepasarlos es que los objetivos siguen intactos, igual que el camino hacia ellos.

Pongámonos en situación: eres el directivo de una empresa que este año está afrontando la recuperación pospandemia. El propósito es aprovechar el impulso económico para duplicar beneficios y continuar la senda de crecimiento interrumpida en 2020. Si la crisis de suministro te afecta, es primordial actuar para ver tu objetivo cumplido. Esta es la diferencia entre ganar o perder.

¿Qué es un reto organizacional?

Para nosotros, los retos organizacionales no son problemas que aparecen de la nada. En realidad, son circunstancias que se deben a la constante evolución del mundo empresarial. De ti depende verlos como una simple situación que hay que superar o como una oportunidad para crecer internamente y consolidar tu liderazgo.

Básicamente, se trata de todos aquellos cambios que aparecen en el sector y se van profundizando con el tiempo. De esta forma, obligan a las empresas a adaptarse mediante cambios estructurales, técnicos o humanos. Todas se verán afectadas, muchas se tambalearán y otras caerán definitivamente, pero las que estén preparadas saldrán más fuertes.

Afrontar los retos del liderazgo, la clave para el éxito

Para afrontar los retos del liderazgo y poner en práctica las 3 E, es fundamental conocer los retos. Por ello, vamos a analizar los que el sector está afrontando actualmente y los que se están comenzando a poner sobre la mesa.

Gestión del capital humano

Los recursos humanos siempre han sido relativamente estables en cualquier negocio, eso lo tenemos claro. Pero ¿por qué son ahora un reto? No nos referimos a los derechos de los trabajadores, ya que España cuenta con una estricta legislación en este sentido. En realidad, hay tres aristas que debemos tener en cuenta.

Una de ellas es la conciliación. Los empleados demandan cada vez mayor facilidad para compaginar su vida profesional y personal. Afortunadamente, los negocios han descubierto en el teletrabajo la llave para darles lo que piden. Grandes empresas, como Twitter, Microsoft o Coca-Cola ya han convertido este supuesto obstáculo en una oportunidad.

En segundo lugar tenemos la identidad empresarial. Tradicionalmente, se les pedía a los líderes que hicieran sentir a sus trabajadores como piezas de un engranaje perfecto. ¿Acaso tu empresa es un reloj? Nosotros apostamos por una visión más transformadora. Cada empleado es diferente y tiene un papel irremplazable en tu negocio.

Por último, la capacitación ha dejado de ser una disciplina reservada para las grandes élites. Ahora, la plantilla también puede aprender cómo mejorar sus habilidades y escalar dentro de la empresa. La tuya también necesita mejorar para aumentar en motivación y sentirse importante. ¿Alguien duda a estas alturas sobre la importancia de motivar?

Sostenibilidad y transición ecológica

Hasta hace algún tiempo, el ecologismo era algo que parecía corresponder a los ciudadanos. Con el tiempo, la sociedad comenzó a entender que los gobiernos y empresas necesitan apostar por un nuevo modelo. Esto ha dado lugar a una revolución que no está esperando a nadie y que avanza a pasos aún pequeños, pero firmes.

Muchas son las firmas que han anunciado su apuesta por las energías limpias, su compromiso para disminuir la huella de carbono y otras medidas similares. Cierto es que tu negocio no es tan responsable como las grandes multinacionales. Pero también lo es que nadie se puede hacer cargo de tu parte de contaminación.

Con el paso de los años, las políticas gubernamentales se están volviendo más estrictas. En consecuencia, muchos negocios se están viendo en apuros para adaptarse a las normativas emergentes. Si consigues implantar progresivamente un modelo sostenible, evitarás los cambios bruscos que están sufriendo muchos sectores.

Todo eso suena muy lógico, pero ¿cómo hacerlo realidad? Uno de los desafíos en las organizaciones más exigentes es el ecológico. Para hacerlo tuyo, debes implicar a cada empleado en el camino hacia la transición ecológica. Además, también necesitarás dedicar parte del presupuesto a renovar el modelo energético, aunque suene ambicioso.

Modelo experiencial

Hoy en día, las empresas punteras no venden bienes ni servicios. Todo eso está quedando atrás como parte de una revolución que distingue entre propuestas exitosas y desfasadas. Apple, por ejemplo, comercializa sus productos de un modo que parecen demostraciones de capacidad adquisitiva, elegancia o incluso poder.

La clave para alcanzar el éxito en el nuevo panorama empresarial es crear un modelo basado en vender experiencias. Tus clientes confían en ti porque ofreces algo que no encuentran fuera. Cierto es que lo que proporcionas es lo mismo, pero lo haces de un modo que resulta inimitable. Y eso se paga.

Adoptar un concepto experiencial implica desarrollar medios de hacerle ver al cliente que tu opción es la más especial. Puedes recurrir a estrategias de marketing (storytellingmarketing social) o de presentación (brandingpackaging). En resumen, vale todo lo que te diferencie frente a la competencia y te posicione en un lugar privilegiado.

Cultura de innovación

Las empresas del siglo XXI necesitan innovar, esto no es ningún secreto. Tampoco lo es que la búsqueda de nuevas soluciones es la base para permanecer en el sector. Pero ¿qué significa crear cultura? ¿Por qué la innovación sigue siendo un desafío después de tantos cambios y transformaciones?

Ahora, lo que se plantea es aplicar la innovación al ADN de la compañía. En lugar de reservar esta tarea a un único departamento, hay que posicionar este valor en el centro de la estructura. Como líder, la innovación debe estar siempre en tu mirada, ya sea buscando oportunidades o proponiendo soluciones que, a simple vista, parezcan inaccesibles.

Lo último que hemos dicho tiene un sentido profundo. ¿Temes a las ideas arriesgadas? Lo cierto es que son peligrosas, pero porque las concebimos de mala forma. Las soluciones fáciles y accesibles no te sacan de la casilla de salida. Cuando tengas una propuesta complicada, tu obligación es llevarla a la realidad y establecer un camino por el que tu negocio pueda transitar.

Crear cultura de innovación es sinónimo de tener una plantilla en la que todos buscan cómo mejorar. Es desarrollar nuevos métodos de trabajo para que lo que se hizo el año pasado no tenga nada que ver con lo de este. Es mostrarles a consumidores e inversores que tu empresa es dinámica y se ajusta a los cambios en el mundo empresarial. Y eso es todo un reto.

Retener los valores intangibles

Este reto probablemente sea el más desconocido, por eso lo hemos dejado para el final. Dentro de algún tiempo, todo lo que no se ve cobrará casi tanta importancia como lo que podemos percibir. Los empleados se guiarán por aspectos que van más allá del económico, y eso hará temblar tu esquema organizacional. Nos referimos a dos realidades que tenemos que dejar de ignorar.

Por un lado, la salud mental está cobrando cada vez más importancia. Hoy en día, se ha planteado una auténtica revolución que busca concienciar acerca del estrés y la ansiedad, que frecuentemente tienen su origen en el ámbito laboral. Las empresas están llamadas a desarrollar modelos de trabajo que sean saludables, también en el sentido psicológico.

Por otro lado, tenemos los valores emocionales, que son efímeros. Tu personal puede sentir motivación o ilusión en ocasiones. Sin embargo, si no tratas de retener esos sentimientos, pronto desaparecerán. Como líder, tienes que aprender a perpetuarlos para que su trabajo se vea realmente optimizado. El coaching es tu mejor aliado en este aspecto.

Ya no hay dudas acerca de qué es un reto organizacional. De igual modo, tienes claro cuáles son los más importantes y sabes cómo superarlos. Ahora queda lo más difícil: desarrollar métodos que te permitan renovar para convertirlos en oportunidades. Si quieres que tu negocio sea grande, debes imitar a los grandes. ¡Transforma tu liderazgo!

Pregunta de reflexión: ¿cómo podría cambiar tu empresa si de aquí a cinco años te propones adelantarte a todos esos desafíos?

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*