La tormenta perfecta

La tormenta perfecta

brainstormings es una de las mejores estrategias que cualquier empresa puede implementar, no sólo para la generación de ideas inmediatas, sino también para provocar el cambio y pasar de apostar por una cultura estratégica a incorporar la innovación en su ADN. La realización de esta prácticas implica grandes dosis de energía y diversión por parte de todos los miembros de un equipo y genera resultados con más rapidez que otro tipo de dinámicas. Es importante designar a un líder para que lleve el peso de la dinámica de la sesión (ojo! la dinámica no quiere decir la sesión) y llenar la sala con rotuladores, post-it y todos aquellos elementos que ayuden a las personas a relajarse y sentirse inmersos en un estado creativo.

Claves para desarrollar un brainstorming

Focalizar el interés


Centrar cual es el problema a tratar durante la sesión con una pregunta abierta que ayude a centrar cuál es el interés de esa reunión y los objetivos. Es mejor centrarse en una necesidad o problemática específica que querer abordar el problema en toda su inmensidad e incluso a veces solucionando una parte generas ideas para resolver el total.

Marcar las reglas de juego

Aunque sea un tópico los mensajes repetidos ayudan a generar el hábito, así que rotula en toda la sala donde se realicen los brainstormings lo que se espera de las personas en estas dinámicas y se les invite a ser valientes, atrevidas, no emitir juicios, buscar ideas,…

Numerar las ideas

El motor que mueve este tipo de dinámicas es la energía que generan los participantes, así que es importante mantener la moral y las expectativas a lo largo de todo lo que dure. Una de las mejores formas de realizarlo es marcar un número de ideas que se quiere alcanzar, porque con un objetivo concreto aunque falle la energía siempre quedará la voluntad.

Dar giros inesperados

A veces estas dinámicas se estancan, y no está tan relacionado con la energía o el cansancio, sino más bien con la falta de ideas o el estancamiento de la sesión que pueden llevar a la distracción del grupo. Es interesante en este caso saber fintar y replantear las preguntas desde otros puntos de vista o reemprender la sesión con alguna idea interesante que se ha producido con anterioridad.

Aprovecha el espacio

El espacio y lo que se hace con él juega uno de los papeles más fundamentales para la generación de una sesión de este tipo. No basta con añadir rotuladores o post-it hay que saber utilizarlos y eso implica que todas las ideas o propuestas que se generan en la sesión se puedan hacer visibles a todos los participantes pegándolos en los espacios virtuales con mensajes muy visuales y sencillos que todos puedan captar. La memoria espacial es un buen recurso para reactivar a los participantes.

Avisa con tiempo

A todas las personas que vayan a participar en una dinámica de este tipo es bueno avisarlas el día anterior para que puedan ir preparando la sesión e incluso se puede preparar un pequeño juego o dinámica para antes de empezar la sesión para romper el hielo.

Idealizar

La fase más importante en la materialización de las ideas para poder salir con un boceto e incluso un prototipo de la misma. Aquí todo vale: bocetos, maquetas, piezas de Lego, plastelina… Pero es vital poder salir con un tangible de la sesión. Espero que este post te sirva de ayuda y te deseo la mejor de todas las semanas.]]>

2 Comments


EUGENIA MARTI TORROELLA
26/01/2016 at 23:58
Reply

Gracias Luis por tu artículo.
Asimismo, destacaría algo más el rol del dinamizador (qué funciones debe desarrollar y cuáles debe evitar).
En ocasiones, cuando se ponen en práctica sesiones de brainstorming dentro de una organización, el dinamizador acostumbra a convertirse en el ‘hombre orquesta’, coartando involuntariamente la libertad de expresión de los participantes. Y eso, sobra decir, va en contra de lo que precisamente persigue esta dinámica, que es la co-creación de soluciones, de propuestas, etc….


    IИUSUAL
    27/01/2016 at 08:40
    Reply

    Hola Eugenia,
    ¡muchas gracias por tu comentario! Estoy totalmente de acuerdo con tu aportación, la visión que tengo del dinamizador es más a nivel de ser la persona que organiza la sesión y que plantea la temática o la problemática a resolver pero en ningún caso a de condicionar la sesión, el proceso de divergencia y de convergencia de las ideas es espontáneo y los participantes se han de sentir cómodos para proponer ideas y sentirse parte de la sesión con la validación de sus ideas.
    Muchas gracias!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*