“I love this game”

“I love this game”

NBA, el mayor espectáculo del mundo. Durante la pasada década quemé noches enteras disfrutando pegado al televisor de los anillos que Jordan iba acumulando, ver a Stockton y Malone como los eternos perdedores, la aparición de Tim Duncan o los primeros años de Kobe Bryant. Noches sin dormir y ojeras mañaneras era una de mis señas de identidad durante esos años. De todos esos años, además de partidos legendarios, me he quedado con el anuncio que la NBA siempre introducía en los descansos del juego, diferentes celebrities del momento (alguien se acuerda de McHammer?) repetían una y otra vez “I love this game”, el claim de la liga en esos años. Y lo más increíble de todo es que a pesar de ser un negocio de casi 24 mil millones de dólares, la NBA siempre nos acababa por convencer que sólo era un juego. Desde esos lejanos años 90 hasta hoy, la idea del juego se ha ido normalizando en nuestras vidas, y aunque puedas pensar que no estas participando, te equivocas: cada vez que compras en el supermercado y pasas tu tarjeta de cliente, cada milla que te da tu aerolínea por volar con ellos o cada vez que haces check en tu cuenta de Foursquare, Tú querido lector estás formando parte del juego. Desarrollar una experiencia de juego requiere de la definición de una mecánica de juego que genere expectativas en el usuario. Bajo esta premisa es necesario buscar cual ha de ser la que más se ajuste a nuestras necesidades con la intención de buscar incrementar la motivación y el compromiso a través de la consecución de diferentes objetivos. Podemos fijar nuestra mecánica de juego por diferentes criterios:

  • Puntos, representar la acción desarrollada a través de la asignación de un valor cuantitativo
  • Niveles, alcanzar un total de puntos necesarios para poder seguir avanzando en el juego (desbloquear nuevo nivel)
  • Clasificaciones, asignar posiciones poder comparar el rendimiento en relación al resto de participantes en el juego (en virtud al nivel de puntos logrados en el juego)
  • Desafíos, opción que permite que los usuarios compitan entre sí para obtener la máxima puntuación en una determinada actividad. Una vez finalizado el desafío el ganador obtiene una recompensa
  • Misiones, es la finalidad última que se le da a un juego para que el usuario perciba que tiene una meta u objetivo a cumplir. Al final se trata de una serie de mini-juegos que en su conjunto forman el juego en su globlalidad.
Pero para que estas mecánicas de juego se cumplan es necesario encontrar el elemento que atraiga a los jugadores y vayan cumpliendo los objetivos que nos hemos marcado en nuestra mecánica. Y ese elemento son las dinámicas de juego que podríamos definirlas como las necesidades o inquietudes humanas que motivan a las personas a conseguir sus objetivos. Podemos encontrar diferentes dinámicas de juego: Recompensa, conseguir un beneficio a través de la realización de una acción (el palo y la zanahoria) Estatus, alcanzar cierta posición, relevancia o reconocimiento es una de las grandes necesidades humanas (“ser el mejor”). Es un tema importante ya que a la hora de diseñar nuestra mecánica de juego lo hemos de dirigir a conseguir este tipo de dinámica entre nuestros jugadores.
  • Logro, objetivo que se consigue a través de la superación de todas las misiones de forma satisfactoria
  • Competición, con esta dinámica se busca la comparación con los rivales buscando fomentar el máximo rendimiento entre todos los participantes.
  • Altruismo, es la consecución de objetivos por el bien común, se busca generar una idea de comunidad entre todos los participantes del juego para lograr un objetivo común. Este tipo de dinámicas suelen atraer a un gran número de jugadores.
  • La gamificación ya se encuentra muy extendida en el mundo empresarial y ha permitido mejorar el compromiso del cliente o fidelizar e incentivar a empleados, pero la transversalidad de esta disciplina permite que pueda ser empleada en campos como los educación y sobretodo en la salud donde ya existen programas que ayudan a reducir los costes de hospitalización, crear programas que ayuden a generar buenos hábitos ante problemas como la obesidad o ayudar a dejar de fumar.
Con todos los elementos aquí señalados ya podríamos empezar a definir nuestra estrategia de juego, así que ¿jugamos?  ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...

Gestionar el consentimiento de las cookies

Para ofrecerte la mejor experiencia de uso, utilizamos tecnologías como las cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento a estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o las identificaciones únicas en este sitio. No consentir o retirar el consentimiento, puede afectar negativamente a ciertas características y funciones.

Funcional

Siempre activo
El almacenamiento o acceso técnico es estrictamente necesario para el propósito legítimo de permitir el uso de un servicio específico explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

Estadísticas

El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos. El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Sin una requerimiento, el cumplimiento voluntario por parte de su proveedor de servicios de Internet, o los registros adicionales de un tercero, la información almacenada o recuperada sólo para este propósito no se puede utilizar para identificarlo.

Marketing

El almacenamiento o acceso técnico es necesario para crear perfiles de usuario para enviar publicidad, o para rastrear al usuario en un sitio web o en varios sitios web con fines de marketing similares.