¿Gestionas o repartes?

¿Gestionas o repartes?

  • “Adjudicar los papeles de una obra dramática a los actores que han de representarla”.
  • “Llevar adelante una iniciativa o un proyecto”.
  • “Manejar o conducir una situación problemática”.
  • “Entregar a personas distintas lo que han encargado o deben recibir”.
  • No me resultaría extraño si me dijeras que la primera es la que mejor encaja. Si más no, todos hemos pasado por ahí y seguramente también puedas recordar algún proyecto en esa situación… Según la Real Academia Española, gestionar tiene que ver con “llevar adelante” y “conducir una situación problemática”, mientras que repartir tiene que ver con “adjudicar” o “entregar lo que deben recibir”. Creo que es de especial importancia entender la diferencia entre las dos palabras.
    La gestión de proyectos tiene como objetivo que el proyecto llegue a buen puerto sea como sea. No tiene que ver con repartir tareas y hacer de «controller» para que se realicen a tiempo.
    Podemos defender que el gestor de proyecto deba entrar o no en el contenido, pero de lo que estoy seguro es que es el máximo responsable del proceso. Me he encontrado con gestores de proyectos y directores funcionales que suelen planificar tareas y fechas (o dentro de sprints!!), definir roles, repartir tareas y asignar responsabilidades. También es una parte importante de la gestión de proyectos. Pero tanto o más es el tener preparado planes de riesgos, gestionar el alcance, asegurar la calidad… Y todo ello se hace gestionando. En el artículo “Las varias caras del project manager” ya hablé de la dualidad y difícil papel del project manager. Hay un momento en el que es importante repartir tareas entre los equipos y en el que seguramente la cara que consiste en realizar planes (de tiempo, de calidad, de riesgos, de profesionales, etc) es la que más hay que trabajar. Pero en el momento en el que estamos desarrollando el proyecto, el project manager debe coger otro papel.
    “Durante el desarrollo del proyecto, el project manager debe facilitar todo el proceso, ayudar a la solución de problemas complejos, visualizar problemas futuros y tomar medidas para reducir el impacto“.
    Para facilitar la gestión de los proyectos, es ideal que todo el equipo esté alineado y el proyecto sea el reto a superar. El reto no debe ser nunca llegar a las expectativas del cliente, sino superarlas y que vea que, todo y el esfuerzo que ha supuesto, el producto o servicio que tiene es el mejor que podría haber tenido con las asunciones, restricciones y limitaciones existentes. Si eres de los que gestionas proyectos, ¡felicidades! En cambio, si eres de los que te sientas en las reuniones, pides explicaciones sobre las fechas y pides obligaciones sobre nuevas fechas y soluciones, no pasa nada: aún estás a tiempo para mejorar… ;)]]>

    Leave A Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    *