Equipos de innovación creativa

Equipos de innovación creativa

Trabajar de forma armoniosa no implica tener un equipo creativo e innovador. Ni tampoco implica ser más productivos. Puede implicar tener falta de retos. Los equipos grandes tampoco son sinónimo de trabajar más rápido, crear más, ser más innovadores. De hecho, es mediante equipos pequeños y ágiles que podemos actuar de forma rápida y adaptarnos a las necesidades del proyecto en cuanto éste lo requiera. Pocas dependencias y muy bien definidas. Todos saben lo que hace cada uno, cual es su responsabilidad, qué necesitan de ellos y qué necesitan de sus compañeros. Un equipo creativo e innovador trabaja bajo un proceso definido e integrado que produce muchas ideas de forma constante, porque es sensible al entorno en el que se mueve, es capaz de visualizar problemas, oportunidades y cambios que pueden darse, se anticipa a ellos y formula soluciones nuevas que permiten ir por delante. Una vez formuladas las soluciones, las llevan a cabo, modificando los entornos en los que trabajan y creando nuevas oportunidades, problemas y cambios (detectados nuevamente en la fase incial). La creatividad consiste en crear nuevas ideas y formular nuevos problemas, mientras que la innovación se encarga de optimizar y desarrollar las soluciones.

¿Cómo debe ser un equipo de innovación creativa?

En los estudios realizados en la “Creatividad Aplicada” de Min Basadur, tal y como menciona en su artículo “Build Teams of Problem Solvers,» un equipo innovador es aquel que tiene diferentes perfiles que son capaces de solucionar problemas de forma creativa diferente. El Simplexity thinking de Min Basadur establece estos cuatro perfiles:
  • Generador: Persona que genera ideas y le gusta navegar por ellas de forma confusa, generando ideas a partir de otras. Tiene una sensibilidad innata de obtener información del entorno en el que se mueve y gran capacidad para observar nuevos problemas, oportunidades y cambios a llevar a cabo.
  • Conceptualizador: Persona que conecta ideas, les da un sentido lógico y coherente y las transforma en productos o servicios. También genera ideas pero su sensibilidad radica en la conexión entre ellas para encontrarles un sentido útil y práctico.
  • Optimizador: Persona que, a partir de un producto o servicio conceptualizado, define y establece todos aquellos planes que son necesarios para llevarlo a ser realizado. Conecta la concepción con la realización, mejorando, minimizando y eliminando los errores que la concepción pueda tener.
  • Implementador: Es la persona que hace posible que el producto o servicio acabe realizándose y saliendo al mercado. Gana aceptación de los stakeholders y acaba lanzando el proyecto al mercado.
Al tener un equipo heterogéneo, si no cuentas con las herramientas necesarias para gestionarlo, puedes encontrarte con situaciones difíciles que pueden llevarte más tiempo del esperado a ser solucionadas. Y para que un equipo formado por estas figuras funcione, necesitas un líder (que puede ir variando) y un proceso. Desde mi punto de vista, el líder correcto es aquel que se adapta a la gente del equipo, que sabe hacer crecer a las personas que lo conforman y saca el máximo provecho para el proyecto en el que trabajan. Es un facilitador del proceso. Si cuentas con un equipo de profesionales con cada uno de estos perfiles y un líder que sabe cómo facilitar la tarea para que sean creativos, te aseguro que las posibilidades de tener resultados creativos e innovadores son mucho mayores.]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*