¿En qué es bueno mi hijo?

¿En qué es bueno mi hijo?

trabajo en equipo para fortalecer los aspectos de cada uno de los niños. Centrándose en fortalecer las debilidades de los niños mediante la experimentación y vivencias de los otros hacen que entre todos den soluciones a problemas complejos para ellos. Pero no todo es el equipo. Creo que puedes sentirte perdido si no conoces bien tu rol y si tus responsabilidades caen difusas dentro del colectivo.

En los equipos de trabajo veo cómo pretendemos mejorar aquello en que fallamos o nos cuesta más. Esto provoca que el reto se convierta en mejorar y no en aportar en aquello en lo que somos buenos – que, de hecho, es la razón por la que se nos pide que participemos en el proyecto –.
Así es como, en vez de sentirnos animados y realizados, acabamos desgastados y quemados. Precisamente, a la observación que hice sobre el cansancio de mi hijo, obtuve la siguiente respuesta:
Seguramente llegue a casa tan cansado por el esfuerzo que le suponen las tareas que hace en la escuela.
Me pregunto si el enfoque es el correcto. Al igual que en los profesionales que trabajamos en proyectos, me encantaría ver motivación (que no alegría, que es otro de los conceptos que a menudo manejamos: viene contento al colegio) y no desgaste… No quiero dar a interpretar que sólo depende del colegio, porque no lo creo. Como padres, también tenemos nuestro papel y debemos ejercitarlo. Creo que delegar en el colegio la potenciación de las fortalezas de nuestros hijos, a fecha de hoy, puede ser peligroso. Y los niños lo podrían pagar en su etapa profesional. Tal y como escribió Thomas Edison, el poder de su madre lo hizo convertirse en el genio del siglo. Así que algo deberemos hacer como padres… Te recomiendo que leas la historia de Thomas Edison y su madre. Simplemente brutal.

El papel de padres

Un coach o un mentor ayudaría a cualquier adulto a saber en qué es bueno, qué le gusta, cómo explotarlo, etc. ¿pero cómo lo haces con un niño? Un niño difícilmente podrá expresar y explicar todo aquello que necesita saber un coach o un mentor. Creo que es por eso que esa papeleta le toca a los padres (que también pueden formarse, «of course») .
Como padres nos toca hacer de coach y mentor de nuestros hijos para que exploten sus habilidades. El colegio debe ser el territorio de experimentación.
Para saber en qué es bueno tu hijo, si es que no lo sabes, una buena manera es hacer hipótesis y validarlas, pivotando sobre los resultados. En el mundo empresarial usamos una herramienta que es tan buena como simple para detectar las fortalezas y debilidades del negocio. Es la matriz DAFO. La matriz DAFO divide los aspectos individuales (cómo es cada niño) de los aspectos colectivos (cómo es el entorno con el que interactúa). Para los aspectos individuales permite ubicar las «Debilidades» y «Fortalezas», mientras que para los colectivos permite ubicar «Oportunidades» y «Amenazas». DAFO Si listas las debilidades y fortalezas de tu hijo en cada cuadrante y las oportunidades y las amenazas del entorno, puedes trazar un plan para consolidar sus fortalezas mediante las oportunidades. Seguramente una parte de reducir las debilidades se encargará el colegio. Pero tener listadas y hacer una revisión a las posibles amenazas puede hacerte detectar algún aspecto en el que intervenir. El DAFO es una de las múltiples herramientas que usamos a nivel de gestión empresarial para conocer fortalezas y debilidades y trazar planes de acción. Creo que se puede aplicar perfectamente al mundo de la educación y los niños para conocer en qué son buenos. De hecho, desde INUSUAL tenemos algunas otras. ¿Qué opinas? ¿Hay alguna otra herramienta que conozcas y podría servir en el sector educativo? ¿Te atreves a compartirla con nosotros?]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*