Emprendimiento social de éxito

Emprendimiento social de éxito

31 Bits, una empresa que se dedica a la fabricación y venta de joyas hechas a mano. Hasta aquí, nada excepcional… Si no fuera por la misión, los valores y la magnífica aventura humana que se esconden detrás de esta sencilla marca.

Capítulo 1: 2007

Todo empezó hace nueve años, cuando Kallie Dovel, una joven estudiante norteamericana de 21 años, volvió de un viaje a Uganda. Allí había conocido a un grupo de chicas. Tenían su edad pero sus vidas eran muy diferentes a la suya: lo único que habían conocido era la guerra, no tenían ni educación ni trabajo y muchas de ellas eran madres solteras. Para sobrevivir, estas mujeres fabricaban joyas a partir de papel reciclado y las vendían a los pocos turistas y visitantes que cruzaban su camino. Kallie se enamoró de estos productos al instante y, de vuelta a casa, se llevó una caja entera con la idea de compartir su descubrimiento con sus amigas y familia. El éxito fue tremendo. Ella y cuatro de sus compañeras de universidad vendieron la totalidad de las joyas en pocos días. Era obvio: esas mujeres ugandeses tenían una habilidad y ellas tenían el mercado. Juntas, podrían montar un negocio. Las chicas dedicaron los siguientes años a implementar y desarrollar su empresa con dos ideas claras en la cabeza:
  • En primer lugar: que no querían ser una organización benéfica más, sino un negocio rentable capaz de crear productos atractivos que sus clientes comprarían por ganas y no por lástima.
  • En segundo lugar: que sus colaboradoras africanas necesitaban mucho más que un simple sueldo. Necesitaban educación, salud, asesoramiento. En otras palabras, atención física, mental y emocional que les diera una oportunidad real de restaurar sus vidas y sentirse plenas nuevamente.

Capítulo 2: 2016

Hoy en día la marca tiene un ecommerce, está presente en más de 300 tiendas, tiene a 9 personas trabajando a tiempo completo en Estados Unidos y 14 en Uganda. Además, han puesto en marcha un programa de desarrollo integral que permite que 120 mujeres ugandeses reciban educación sanitaria, capacitación en finanzas y formación empresarial. Al cabo de 5 años, las beneficiarias se gradúan y salen empoderadas, fortalecidas, independientes y totalmente decididas a tener y desarrollar un proyecto de vida. Impresionante, ¿verdad? Están haciendo dinero y luchando contra la pobreza a la vez. ¿Qué más se puede pedir? No puedo sino sentir una profunda admiración por estas 5 chicas. ¿Cuál ha sido su secreto? Según ellas:
“Considerarnos como socias más que como heroínas irrumpiendo para salvar vidas”.
Aunque algo de heroínas sí tienen… Por si todavía cabe duda, te dejo aquí los valores fundamentales de la empresa:
  • Amor: porque el amor un catalizador para el cambio positivo.
  • Igualdad: porque la igualdad promueve la dignidad, el respeto y la autoestima para todas las personas.
  • Esperanza: porque la esperanza es la creencia de que algo bueno puede y va a pasar.
  • Honestidad: porque la honestidad demuestra integridad y asegura la confianza y la transparencia.
  • Calidad: porque la calidad requiere un rendimiento excepcional. Nuestros beneficiarios merecen utilizar sus habilidades y nuestros clientes merecen grandes productos.
  • Crecimiento: porque el crecimiento nos obliga a ser aprendices constantes, soñadores, innovadores y activistas. Estamos comprometidos con la búsqueda de la excelencia en todos los aspectos de nuestra empresa.
No me digas que no es inspirador…;-)

Conclusión

El emprendimiento social es un campo que está evolucionando rápidamente y que, según una de las fundadoras de 31 Bits:
«Tiene que centrarse tanto en el diseño como lo suele hacer en su historia e impacto».
No cabe duda de que este es uno de los mejores ejemplos del momento, tanto para los negocios similares, como para todos los demás. ¿No te parece?]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*