Empleados vs. Freelancers ¿Quién gana?

Empleados vs. Freelancers ¿Quién gana?

How to go Freelance y proponía esta opción con el siguiente comentario:

El paso a convertirse en freelance es uno de los que más pueden asustar en tu carrera. Pero bien dado, puede posicionarte mejor, darte más libertad , y lo que es lo más importante, hacerte más feliz.
«Hacerte más feliz»…  ¿De verdad la felicidad depende de pasarte freelance o no? Yo no lo creo. He estado en ambos lados en diferentes momentos de mi carrera y he disfrutado en los dos. No diría que la felicidad depende ello. He visto gente  feliz en su trabajo, trabajando en grandes y pequeñas organizaciones. Y he visto freelancers atrapados en proyectos o clientes y que lo han pasado mal para acabar… Muchos de los argumentos de los beneficios de ser freelance, tienen doble filo. Tomemos un par de ejemplos: Flexibilidad. Un freelance no tiene horario, pero eso es así en todos los sentidos. No tiene que fichar a las 9, pero por otro lado no es extraño que trabaje a deshoras para acabar los proyectos y perseguir leads. Si trabajas en una compañía, a pesar de los horarios fijos, cada vez hay más posibilidades de flexibilidad y trabajar por objetivos. Escoger los proyectos. Es cierto que como freelance hay más posibilidades de escoger en qué quieres trabajar, pero también es cierto que no siempre puedes, en épocas de poco trabajo se puede acabar con proyectos o clientes que quizás no gusten demasiado. Trabajando para una empresa los proyectos ‘te llegan’ y no los escoges, pero cada proyecto es una oportunidad de aprender, de conectar con otras personas, de experimentar. Podríamos repasar otras diferencias o potenciales beneficios, pero ese no es el punto. Pero no se trata de idealizar el mundo freelance o demonizar el mundo del empleado, o al revés. El motivo de este post es recordar que la felicidad no viene por el hecho de estar en un sitio u otro. Hay actitudes que pueden ayudarte como freelance y cómo empleado:
  • Tener los ojos abiertos para aspirar ideas, actitudes, ejemplos y así descubrir oportunidades y nuevos caminos.
  • De conspirar para crear oportunidades que nos permitan llevar a cabo aquello en lo que creemos.
  • El cambio y la puesta en marcha de proyectos es transpirar, requiere saber a dónde vas y ser flexible para adaptarse y reconducir.
  • De este modo, tu ejemplo, tus proyectos también servirán  inspiración  para compañeros, otros clientes o porqué no tu sector.
De nuevo, la felicidad no es un estatus al que llegas por ser freelance, o al que no puedes llegar por ser empleado. Puedes ser feliz como freelance o empleado. Sé creativo en identificar oportunidades y trabajar por ello. Y si no estás cómodo dónde estás: cámbialo o muévete, pero no seas infeliz. Si me lo permites, abro tu galleta de la fortuna de hoy:
La felicidad no es el destino, si no el camino.
]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*