¿Eminencias o Evidencias?

¿Eminencias o Evidencias?

En qué basamos nuestras decisiones respecto a la innovación y la adaptación al cambio, ¿en eminencias o en evidencias? Muchas organizaciones que necesitan ayuda caen en la trampa de pensar que vendrá alguien de fuera a resolver los problemas internos y se fían de cualquiera que llegue con algún tipo de glamour o fama. Si contratamos a un famoso, seguro que nos puede ayudar, piensan.

Lo cierto es que raramente los gurús famosos son capaces de ayudar a nadie, están demasiado ocupados con alimentar su ego y no tienen, ni tiempo ni vocación de servir de ayuda a nadie. Más bien al contrario; esperan que los demás les sirvan para ser aún más conocidos…
Por otra parte, también es cierto que necesitamos confiar en alguien que tenga experiencia y capacidad para ayudarnos, por lo que es evidente que deberá ser alguien reconocido en su sector. Por eso la recomendación de alguien de confianza, para ahorrarnos tiempo en la búsqueda, pero en todo caso deberemos ser nosotros quien decidamos si el consultor de turno merece nuestra confianza o no…

¿Cómo saber en quién podemos confiar?

A mi modo de ver, existen dos variables esenciales que no fallan nunca; por un lado está en descubrir si la persona que debe ayudarnos sabe de lo que está hablando, o no. Para ello sólo tenemos que buscar su nombre en Google y explorar un poco los contenidos que publica, escribe, presenta en público, enseña en universidades, eventos… Si lo que dice te suena a más de lo mismo, usa palabros de moda, ejemplos refritos etc ¡cuidado! Puede que te encuentres delante de un auténtico «canta mañanas,» no te dejes llevar por las primeras impresiones y asegúrate que, además de hablar bien y de tener dotes teatrales y de persuasión, no «toca de oído” y habla de lo que no ha vivido en su propia piel. eminencia o evidencia Si ha vivido de lo que habla, verás que usa ejemplos no manidos y muy gráficos, que cuestiona lo que dicen las modas y no simplifica extremadamente los problemas, no te parecerá alguien más, sino que te dirá algo que no has oído nunca, o al menos de una forma distinta. Normalmente la gente que sabe de lo que habla es muy clara en sus planteamientos. Ya conoces el dicho “si no puedes explicarlo en pocas palabras, es que no sabes muy bien de lo que hablas.» Por el otro lado, está su nivel de ego. ¿Qué parece importarle más, conseguir el proyecto, o ayudaros de verdad? Estas cosas se perciben con la actitud y el ego es uno de los síntomas que denotan si una persona puede ser alguien en quien confiar nuestro problema organizacional, o es mejor dejarlo en alguien menos conocido, pero mucho más preocupado y motivado por resolver nuestro problema.
Los gurús con ego suelen ser muy fáciles de descubrir, sólo hay que escucharlos hablar.
Si el consultor de turno nos hace sentir como si fuéramos tontos o ignorantes y no nos deja hablar, no escucha nuestros planteamientos, sino que sólo espera a que acabemos para seguir hablando, es muy posible que nos encontremos ante una supuesta «eminencia», que probablemente sabe muchísimo, pero que desaparecerá en cuanto el proyecto se haya vendido y dé comienzo. Porque estará vendiendo otro…
Pregúntale quién va a ser la persona que estará dedicada al proyecto…
También puede pasar que no sepa mucho y no parezca tener ego, son los «vende-motos.» A estos los podemos descubrir muy fácilmente. Cuando nos hayan explicado todo lo que pueden hacer por nosotros —que normalmente será estupendo o “de libro”— les preguntamos por cuántos proyectos han trabajado que sean parecidos al nuestro y cuáles son las lecciones aprendidas. Verás como se ponen rojos y esquivan la pregunta, o incluso se descubren y nos dicen la verdad, cosa que puede evitarnos más de un disgusto futuro. Si no hacen nada de esto y te encuentras ante alguien que parece apasionado por el proyecto, que le brillan los ojos y parece tener unas ganas locas por empezar, si te hace algunas preguntas inteligentes que no te ha hecho nadie hasta ahora y te escucha atentamente antes de hablar aprovechando lo que acabas de decir para retro-alimentar su mensaje, entonces puede que te encuentres ante alguien “inusual” que prefiere descubrir las evidencias, que en parecer una eminencia. Fácil, ¿verdad? ;-)]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Déjate sorprender...

Gestionar el consentimiento de las cookies

Para ofrecerte la mejor experiencia de uso, utilizamos tecnologías como las cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento a estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o las identificaciones únicas en este sitio. No consentir o retirar el consentimiento, puede afectar negativamente a ciertas características y funciones.

Funcional

Siempre activo
El almacenamiento o acceso técnico es estrictamente necesario para el propósito legítimo de permitir el uso de un servicio específico explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

Estadísticas

El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos. El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Sin una requerimiento, el cumplimiento voluntario por parte de su proveedor de servicios de Internet, o los registros adicionales de un tercero, la información almacenada o recuperada sólo para este propósito no se puede utilizar para identificarlo.

Marketing

El almacenamiento o acceso técnico es necesario para crear perfiles de usuario para enviar publicidad, o para rastrear al usuario en un sitio web o en varios sitios web con fines de marketing similares.