Email Marketing adaptado al ciclo de vida del cliente

Email Marketing adaptado al ciclo de vida del cliente

customer centricity u orientación al cliente. ¿Esto que significa? Pues que estamos absolutamente convencidos de que toda estrategia se debe concebir a partir de las necesidades de nuestros consumidores. Puede parecer básico pero muchas compañías siguen prevaleciendo sus preocupaciones internas (de fabricación, organización, logística y demás) ante el “bienestar” de sus clientes. Aplicado al marketing puro, este posicionamiento se traduce, entre otras cosas, por una personalización exhaustiva de los mensajes emitidos por la empresa, incluyendo los emails desde luego. Y allí está el secreto: no sólo debemos adaptar nuestro discurso al público al que va dirigido, sino también a la etapa del ciclo de vida en la que se encuentra. Lo ideal sería, tal como os lo comentaba la semana pasada, tener mensajes específicamente diseñados para cada sección de nuestro embudo de conversión. Los profesionales de la plataforma de Email Marketing Vero los clasifican en 5 categorías:

1. Los emails de “Embarque” (Onboarding):

Esta es la primera fase de relación con los clientes y es fundamental. Con estos correos, trataremos de pasar del primer contacto a la primera aportación de valor lo antes posible. Conseguiremos una serie de pequeñas conversiones que tendrán un gran efecto acumulativo y ayudarán a que nuestros nuevos usuarios se transformen en clientes activos. Los emails de “Embarque” pueden ser de varios tipos:
  • Emails de bienvenida: “¡Bienvenida a XXX Ana! Muchas gracias por inscribirte. Ahora formas parte de nuestra gran comunidad de…”
  • Emails de ayuda al principiante: ¡Hola Ana! ¿Necesitas ayuda con la configuración de…?”
  • Emails de enhorabuena: “¡Enhorabuena! Has completado tu perfil con éxito….”
  • Emails de “beneficio inmediato”: ¿Sabías que podías usar XXX para…?”
  • Emails de fin de periodo de prueba: “Tu periodo de prueba se acaba dentro de dos días…”
  • Emails de activación (de cuenta o perfil): “Activa tu cuenta ahora y empieza a…”
  • Etc.

2. Los emails para suscriptores:

  • Emails informativos: nuevas funcionalidades, nuevos artículos/contenidos publicados en el blog de la empresa, etc.
  • Newsletters
  • Emails de agradecimiento: “Muchas gracias por…”
  • Emails formativos: “Lección número 1: ¿cómo vender más en menos tiempo?”
  • Etc.

3. Los emails promocionales:

  • Ofertas especiales
  • Rebajas
  • Vacaciones
  • Eventos
  • Mejora de las prestaciones (upgrade)
  • Etc.

4. Los emails transaccionales:

  • Confirmación de compra
  • Restablecimiento de usuarios y contraseñas
  • Notificaciones
  • Entregas
  • Etc.

5. Los emails conductuales (dedicados a provocar un comportamiento preciso):

  • Carritos de la compra sin convertir.
  • Encuestas.
  • Solicitud de testimonial y/o puntuación.
  • Gamificación.
  • Fidelización y retención.
  • Recomendaciones a través de las redes sociales.
  • Etc.
Me parece que las categorías se entienden pero si quieres profundizar más y ver ejemplos reales, te recomiendo “The Ultimate Lifecycle Email Marketing Guide” escrito por Jimmy Daly, content editor en Vero. Como lo ves, las oportunidades de hacerlo bien son numerosas y variadas, pero sensibles. El trabajo es importante: nuestros correos se deben inscribir en una estrategia integral e intuitiva que nos permita guiar a nuestros usuarios en el recorrido del proceso de compra. Resulta que para elaborar campañas de Email Marketing eficientes, no sólo se trata de cambiar asuntos y ajustar diseños… 😉 ¿Cuando empiezas?  ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...