Dar cera, pulir cera

Dar cera, pulir cera

El efecto Dunning-Kruger Ese momento de euforia, de motivación, hace que te sientas imparable. Esta sensación de ser capaz de todo aún no serlo, si se tiene de forma continuada en la vida cotidiana, se denomina efecto Dunning-Kruger. Según Wikipedia, este efecto “es un sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real”. Del mismo modo pasa con la gente que es altamente capacitada, ya que acaban subestimando sus competencias pues dan por hecho que les es fácil realizar ciertas tareas del mismo modo que es fácil para el resto de las personas. Como consecuencia encontramos una relación inversamente proporcional entre su capacidad para detectar sus aptitudes a la hora de realizar una tarea, y su habilidad real para llevarla a cabo. Es decir, a menos capacidad mental para auto evaluarse, menos destreza se tendrá a la hora de la práctica.

«Uno es incompetente y a la vez inconsciente de serlo» – Kruger y Dunning
Del mismo modo, los autores atribuyen la auto sobrevaloración de los incompetentes a un error de la persona sobre ella misma, mientras que relacionan la infravaloración de la gente capacitada a un error de interpretación acerca de los demás.

El ladrón y el limón

Existe un ejemplo en su estudio que refleja perfectamente lo comentado con anterioridad, y que quizás ya conozcáis. Es el caso de McArthur Wheeler, un ladrón de bancos de Pittsburg (Pensilvania, Estados Unidos). Su arresto tuvo lugar después de que perpetrara dos robos a dos bancos distintos en plena luz del día y con la cara descubierta. Su rostro había sido captada por las cámaras de seguridad, por lo que su identificación fue extremadamente fácil y no hubo duda alguna de quién había sido el ladrón. Aún con todas las evidencias existentes, cuando se le enseñó el video al ladrón él protesto: “Pero es que yo estaba usando el zumo…”. Una reacción extraña, cuanto menos. Posteriormente, el arrestado confesó que pensaba que si se había restregado el zumo de un limón por la cara, la cámara no registraría su rostro pues este sería invisible. Obviamente este es un caso extremo del efecto Dunning-Kruger de incompetente e inconsciente de ello. Lo que realmente es interesante, es la necesidad de conocerse a uno mismo y ser capaz de descubrir y reconocer nuestros límites. Actuar de forma inconsciente es un camino directo al fracaso, un fracaso del que no podrás extraer lecciones pues creerás que tus capacidades ya están lo suficientemente desarrolladas como para realizar la tarea sin experimentar ningún tipo de inconveniente.

Enseñanzas del Sr. Miyagi

Si bien hace unas semanas argumentaba que querer es poder, cabría añadir que este “poder” debe ser tratado como un proceso de aprendizaje lento en el que se tiene que ir paso a paso y, por lo tanto, del que no te puedes saltar ningún escalón si quieres prevenir accidentes mayores. No puedes “pulir cera” sin antes haber “dado cera”. Así que ya sabes, la próxima vez que te encuentres delante de un reto, pregúntate a ti mismo si estás lo suficientemente capacitado para afrontarlo o si aún te queda mucha cera que dar antes de poder encararlo.]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*