Cyborgs, personas y tecnología

Cyborgs, personas y tecnología

Experience Fighters 2016, sabrás de lo que hablo. Y es que, después de un día repleto de casos y conferencias interesantes, en la última charla del evento apareció Neil Harbisson. Había tenido la posibilidad de ver a Neil Harbisson por la TV e internet. Pero te aseguro que verlo en directo es una auténtica pasada. Con una inteligencia fuera de lo habitual, movimientos naturales de auténtico cyborg, explicaciones claras y divertidas, con una madurez y gestión de la crítica excelente, nos explicó cómo, partiendo de su enfermedad de nacimiento que le impedía ver colores, ideo y llevó a cabo un prototipo que implantó en su cráneo para poder percibirlos.

“Esto no se puede hacer”

Si algo puedo decir del trayecto de Neil, es que me recuerda a un auténtico proyecto de emprendeduría e innovación. Un escenario totalmente incierto, un comité medico que rechazó su propuesta de implante (esto no se puede hacer), justificando que lo que quería era ir más allá de lo que los propios sentidos ofrecen de forma natural (o porque realmente tenían miedo a que el resto de pacientes vieran salir de su hospital a una persona con una antena instalada en su cabeza), optimizando al máximo los costes, con equipos de jóvenes universitarios y técnicos que le desarrollaban un producto totalmente nuevo. Neil Harbisson ha llevado a cabo el proyecto y se ha instalado la antena en la parte posterior de su cráneo. Es un auténtico enamorado de los cyborgs y ya nos ha presentado otros proyectos, tanto para mejorar su antena como para instalar nuevos sensores y dispositivos en otras personas.
«Muy pronto podremos imprimir nuestras imágenes en impresoras 3D, enviarlas al espacio y conectarnos a nuestro otro yo para poder vivir todas las sensaciones de estar allí, sin tener que trasladarnos.» – Neil Harbisson
Todo esto puede parecer una locura. Tanto la idea como las consecuencias que puede producir en nuestro organismo y efectos psicológicos. Pero no son temas que él pase por alto, y para ello realiza un seguimiento tanto psicológico como de la aceptación del nuevo miembro en el cuerpo (no hay que olvidar que puede ser rechazado). Una experiencia única que, uniendo tecnología y personas, produce nuevas sensaciones y vivencias. Tal y como apuesta Neil Harbisson, estamos ante un nuevo escenario lleno de oportunidades que pueden llegar a posibilitar que cualquier persona vaya más allá de lo que sus sentidos o capacidades físicas le permitan. Un nuevo mundo de oportunidades para aquellas personas que se sientan discapacitadas, porque en el fondo, todos estamos limitados a ver, escuchar, oír, correr, movernos, … según las limitaciones de nuestro cuerpo. Os dejo un vídeo para que podáis verlo en directo, todo y que sigo recomendándoos que, si tenéis posibilidad, vayáis a ver a este genio del siglo XXI. ]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*