Cuestión de prioridades

Cuestión de prioridades

Bryan Dyson, pronunció cuando dejó su cargo de CEO en Coca Cola.

Imagina la vida como un juego en el que estás haciendo malabares con cinco pelotas en el aire: tu trabajo, tu familia, tu salud, tus amigos, y tu vida espiritual. Tú eres quien las mantiene todas en el aire.

Pronto te darás cuenta que el trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de la oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia a y tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.Y sobre todo… crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: «Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele».

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala!

Vive intensamente y recuerda: Antes de hablar… ¡escucha! Antes de escribir… ¡piensa! Antes de criticar… ¡Examínate… Antes de herir… ¡Siente! Antes de orar… ¡Perdona! Antes de gastar… ¡Gana! Antes de rendirte… ¡Intenta! Antes de morir… ¡Vive!

Quizás pienses que es muy americano (normal) o que es muy paternalista (puede) pero lo que no me podrás negar es que dice verdades como puños. Desde mi punto de vista, el equilibrio en la vida es una cuestión de prioridades, hay gente que lo da todo por el trabajo a costa de la familia, o de la salud, o de los amigos, incluso a costa de su propia felicidad porque intenta llenar un vacío con el elemento equivocado. En la foto he utilizado unas pelotas de malabarista profesional que sirven para entrenar; cuando caen hay que recogerlas, no rebotan, pero tampoco se rompen. En la vida real la cosa cambia; el trabajo -pese a la crisis- siempre estará ahí aunque «se te caiga». Puede tardar más o menos pero volverá. El resto de cosas; familia, amigos, salud, vida interior pueden dañarse si se caen. No juegues con ellas, o puede salirte muy caro. Yo me lo intento aplicar cada día practicando con estas ideas, como con las pelotas de entrenar malabares. A veces se me caen, pero me sirven para tenerlo bien presente. La próxima vez que tengas la sensación de que no llegas a nada de lo que te propones, revisa tus prioridades y acuérdate de este post. Y si  ves a alguien con el mismo problema, compártelo. Le harás un favor ;-)]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*