Cinco escenarios que matan la creatividad

Cinco escenarios que matan la creatividad

1. Vivir enfocado en el trabajo No desconectar. Para mi es el primer escenario y más importante. Veo el cerebro como un músculo que, cuando vas al gimnasio, debes dejar reposar para hacer que “crezca”. Es en el momento en el que descansa que empieza a concatenar ideas y a hacerse suyo el conocimiento adquirido. Es el momento en que el proceso creativo empieza a desarrollarse con nuevas ideas o soluciones a aquello que era una traba para ti. 2. Perder la capacidad de sorprenderse La capacidad de sorprenderse es una de las capacidades que admiro de la gente creativa. Son capaces de detectar más allá de lo que ven. No perder la capacidad de sorprenderse, para mi, significa observar, preguntarse el por qué y reflexionar sobre aquello que estás viendo. Pensar en cómo sería el mismo escenario, pero en otro momento o con otros elementos, ayuda a crear ideas y ser más creativo. Y ésto, está al alcance de todos, ¿no te parece? 3. Trabajar enfocado a la tarea durante un largo periodo de tiempo Ubicarte en tu sitio de trabajo y enfocar todo tu trabajo a la tarea a realizar durante un periodo de 8 o 10 horas, hace que únicamente veas aquello en lo que estás centrado. A medida que pasan los minutos, entras en una espiral que te lleva a perder la visión del proyecto general y el propósito de aquello que haces. Creo que es importante tener presente la visión 360 grados de todo el proyecto. Para gestionar eficazmente las tareas, no perder el enfoque e ir alineado con el proyecto, son útiles métodos de gestión del tiempo, como por ejemplo, el pomodoro o GTD. Éstos, pueden ayudarte a coger perspectiva y reflexionar sobre aquello que has de hacer o debes solucionar. 4. Empezar la frase con un “no” Cuando entre componentes del equipo se contrastan opiniones, el hecho de que uno de los miembros empiece la frase con un “no” de forma rotunda puede hacer que el resto cambie de actitud y, excepto en pocas ocasiones, adopte una de éstas: o no quiere discutir y por ello no dice nada más o, de forma automática y sin reflexión, adopta la actitud contraria a la del “NO”, con una consecuente argumentación destructiva. En estas ocasiones recomiendo, aunque sea difícil, plantear el escenario de un modo diferente para encontrar una postura cómoda para todos y encontrar una solución. 5. Deadlines y prioridades sin una agenda holgada Esperar que un producto resultado de un proceso creativo se obtenga en un momento concreto dentro de un corto plazo de tiempo, desde mi punto de vista, mata la creatividad. Para obtenerlo debes reorganizar las prioridades y evaluar las implicaciones que esto conlleva (o de lo contrario penalizarás tu tiempo personal). Para hacer esto de forma correcta, necesitas tener un proceso “pull” de realización de tareas que te permita llegar a realizar aquello a que te comprometes y tengas tiempo para gestionarlo (aquí, la gestión ágil de proyectos ayuda mucho). Desde mi punto de vista, para ser creativo, necesitas tiempo y poder pivotar tu idea (si es con un equipo multidisciplinar mucho mejor) para encontrar aquello que realmente se necesita.Trabajar con poco tiempo, de forma individual y bajo presión, dificulta el proceso. Espero que no te encuentres bajo ninguna de las situaciones anteriores y, en el caso de estarlo, que encuentres una solución viable que te ayude a salir de ella. En el caso que lo estés, ¿te consideras suficientemente creativo? Y en el caso de haber salido de ella, ¿eres ahora más creativo?]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...