Aroma a café creativo

Aroma a café creativo

Hace pocos días me encontré con uno de mis alumnos. Ambos sentados en una terraza comenzamos una interesante charla con un café de por medio. “La lectura del café” o “Cafeomancia” es el arte de adivinar y analizar a partir de los posos del café. Su origen se pierde en la historia de la humanidad, pudieron ser turcos, armenios, libaneses, árabes e incluso europeos los primeros a los que se les deba atribuir su procedencia, y lo practican pasando esos conocimientos en el arte de la cafeomancia de generación en generación.

“Toma esta taza y que Dios te haga hablar” — Proverbio Árabe
Quizá los posos del café puedan convertirse en oráculo para llegar a predecir el futuro. En cualquier caso, nuestro café estaba entorno a la actualidad en el área de los Recursos Humanos (RRHH). Las dudas y preguntas de mi alumno, se centraban en la figura del director de RRHH hoy en día. Cuestiones tales como si deberían producirse cambios en la legislación laboral o no, el nacimiento de nuevas aplicaciones, nuevos términos y perfiles como el de los “millenials”, y… cómo no, la pregunta en éste área que tenemos entre manos:

¿Qué papel jugarán los Recursos Humanos en el futuro?

Removiendo nuestras tazas un poco más, logramos concretar que los procesos continuos de cambio y evolución que se sienten en muchas empresas hoy, están siendo acelerados por la tecnología. No hay duda: El concepto trabajo y  RRHH, son sectores de los más afectados por este cambio, como comentó Mathilde Outrebon en “empleos y habilidades de futuro.”
En este punto, incluir la creatividad sera necesario para poder anticiparnos al futuro.
Lograremos sobrevivir profesionalmente, y la adaptación al nuevo entorno será ciertamente, más natural, consiguiendo una empresa extendida, entendida ésta como “el conjunto de personas o grupos que contribuyen con una empresa en un proceso de innovación abierto, incluyendo socios, proveedores, cazadores de ideas, pequeñas empresas, universidades e individuos brillantes diseminados por el mundo” (Creatividad Inteligente).

¿Y yo qué hago?

Llegó la pregunta por excelencia tras la reflexión del primer café, ahora mi alumno me planteó: ¿Qué puedo hacer yo?, ¿Cómo puedo empezar a poner en práctica la creatividad en mi trabajo?, ¿Existen fórmulas mágicas? Saboreando el café llegué a la conclusión de que el futuro del aroma creativo, se tenía que sintetizar en ciertas claves. No hay varita mágica que convierta en creativo e innovador a una persona, pero sí toda persona con inquietudes y pensamiento divergente puede verse ayudado en su andar creativo. Veamos en qué posos debemos fijarnos bien para leer el futuro del aroma a café-creativo:  
  • Leer, documentarse, investigar, conocer y hablar con gente diferente, personas de fuera de tu zona de confort, con el objetivo de buscar la mayor información posible sobre todo aquello que llame tu atención. Si aumentas tus conocimientos, incrementas más y más las asociaciones de ideas, que es la fuente de donde bebe la creatividad.
  • Critica, cuestiona, pregunta por el sentido que tiene “tu hacer”… ¿por qué lo haces? Si eres capaz de responder a esa pregunta, da un paso más, y contesta al ¿Para qué lo haces? Muchas veces hacemos tareas porque simplemente se demandan, sin pensar más allá. Plantea en todo lo que desarrolles, además del “por qué”, el “para qué” puede llegar a servir. En este “poso” debes desafiar las creencias en las que has sido  educado de cómo se hacen las cosas.
  • Se flexible, abierto, con ganas de “vivir en la posibilidad” de creer que sea cual sea el reto, puede tener múltiples soluciones y tu serás capaz de localizar las que lleven al gran descubrimiento creador e innovador.
  • Busca soluciones desde cualquier prisma, no aceptes la primera por mucho que pueda garantizar un primer paso sólido. Hemos de plantearnos si hay alguna otra solución, ver más allá de lo que encuentres en los primeros pasos. Las mejores respuestas a menudo son las que más tardan en encontrarse. Si llega el bloqueo y has de enfrentarte a un problema sin resolver, dale una tarea al subconsciente, justo antes de dormir piensa en el problema y proponte levantarte con, al menos, dos ideas. Después de “consultar con la almohada” todo puede parecer de otro color. Créeme, esto funciona, ¡pruébalo!
  • Practica la creatividad todos los días y en todos los entornos de tu vida, ya sabes… ¡la practica hace al maestro!.
  • Diviértete, disfruta, juega y siente. Creo que la satisfacción que obtenemos cuando nos surgen ideas, y el estado de  euforia que vivimos cuando las llevamos a cabo, es comparable con la realización de cualquier práctica deportiva y lo que nos aporta emocionalmente cuando lo realizamos.

Suena todo muy bien, pero…

Después de ver esos posos en nuestras tazas de café, también me sentí en la obligación de comentarle que todo este proceso de creatividad que lleva a la innovación tiene asociado algunos riesgos:
  • Nos pueden llamar en nuestro entorno “el iluminado”, en un tono ciertamente despectivo. No olvides nunca que la persona creativa tiene en su mente “El que no arriesga no gana”.
  • Nuestras ideas puedan resultar absurdas en un momento concreto. Recuerda, “puede que no hayamos adelantando en el tiempo o nuestro entorno no está suficientemente preparado para recibirlas”.
  • Pensar diferente no significa que debas aislarte. Si encuentras un muro permanentemente, será cuestión de tiempo encontrar la puerta de paso que te lleve a materializar tus ideas. “Debes ser persistente”

Saboreando

Terminado el café, nos atrevimos a soñar que podríamos leer en los posos de nuestras tazas el futuro, jugando a analizar y adivinar si la creatividad sería alguna vez considerada herramienta que nos posicione en un lugar privilegiado en esta marea de cambios tan vertiginosos, y llegamos a la conclusión, que hoy teníamos que dejarnos guiar por los posos que tenemos, y aferrarnos a los posos que deseamos para que la creatividad se materialice en el quehacer diario de toda persona. ¿Quizá sea un poso de café un comienzo ridículo?
“Todos los grandes hechos y todos los grandes pensamientos, tienen un comienzo ridículo.” —Albert Camus
]]>

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Déjate sorprender...