7 cualidades para enamorar a los clientes

7 cualidades para enamorar a los clientes

mi primer post nos lo pone difícil: los clientes pueden comprar lo que quieran, cuando quieran y donde quieran. Ya no están restringidos y pueden seguir sus propios criterios a la hora de elegir. ¿Qué hacemos entonces? ¿Caer en la trampa de la guerra de precios? No creo. Propongo que hagamos lo que hacemos, o intentamos hacer, en nuestra vida personal cuando tenemos una relación sincera y profunda con alguien. Ni más, ni menos. Se trata de movilizar siete cualidades fundamentales para conseguir que nuestros clientes confíen plenamente en nosotros: 1. Curiosidad e interés por el otro: conoce a tu cliente, identifica sus necesidades reales, sus debilidades, sus preferencias, los mayores problemas que está tratando de resolver, las tendencias que influyen en sus decisiones, etc. Esto se consigue hablando y preguntando, simplemente. 2. Generosidad: comparte, ayúdale a resolver sus problemas, facilítale la vida, dale la información que estaba buscando, aconséjale. Adapta tu oferta para que le aporte más valor. Ten empatía. En otras palabras, busca el beneficio mutuo. 3. Fiabilidad: di lo que haces y haz lo que dices. Trabaja para que tus productos y servicios transmitan seriedad y seguridad. No hagas nada que pueda dañar tu credibilidad o promesas que no puedas cumplir. Intenta ser lo más transparente posible. 4. Humildad: acepta que tus clientes te juzguen, acoge sus opiniones y úsalas para mejorar. Dialoga y escucha. 5. Disponibilidad: puedes tener muchas cualidades, si no estás cuando te necesitan o fallas en los momentos clave, acabarán pasando de ti. Intenta tener un servicio 24h al día y 7 días a la semana. Usa todos los canales que estén a tu alcance para acercarte a tus clientes y demostrar que tu empresa está disponible y atenta. 6. Expresividad: a todos nos gusta que nos demuestren su afecto de vez en cuando. Premia la lealtad de tus clientes con recompensas que tengan un fuerte componente emocional. No solo obsequios y descuentos. Regala experiencias únicas y memorables. 7. Autenticidad: a nadie le apetece que le vendan algo o que le manipulen. Trata a tu cliente con naturalidad, como si fuera un compañero de trabajo o un amigo. De hecho, considéralo como tu amigo. Mejor aún. En nuestra vida diaria, sabemos muy bien que si no cuidamos a la gente que nos importa, la relación retrocederá. Sabemos que si no escuchamos, no dialogamos o no somos fiables, la gente se decepcionará y acabará perdiendo el interés. ¿Por qué entonces no aplicar esta sabiduría a nuestra vida laboral también?]]>

1 Comment


JaeUn Do
07/02/2014 at 08:00
Reply

El post nos hace recordar que no todo vale para tener clientes, sino nos muestra el lado ético y moral en el trato con los clientes.


Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*